VISIONES DEL FIN DEL MUNDO

unnamed

¿Apocalipsis?, ¿esquizofrenia? Curtis (Michael Shannon) vive apaciblemente con su familia en una de las tantas zonas rurales de la enorme América; pero hay algo que cuestiona su felicidad, cuando duerme le atormentan sueños funestos: tormentas inmensas; ataques por parte de su perro, extraños e, incluso, personas cercanas. Surge entonces una idea en Curtis, el fin del mundo está cerca y él debe construir un refugio para proteger a su familia de una tormenta apocalíptica que barrerá con todo.

En términos psiquiátricos, para esta situación se podría aplicar el término delusión. Esta no es otra cosa que un juicio falso, algo de lo que el sujeto está totalmente convencido siendo esto falso, como parece ser el caso de Curtis. La misma estructura de la película nos invita a pensar esto, no es en vano que se nos hace saber el antecedente de esquizofrenia en la madre de Curtis, lo que marcó su infancia y destruyó su familia.

unnamed (2)

Las ideas paranoides poco a poco toman un lugar principal en la vida de Curtis, se siente amenazado no solo por la tormenta en ciernes, sino también por otros. Aquel sueño violento en que es atacado salvajemente por su perro repercute en que, primero, encierre al perro (que hasta ese momento vivía apaciblemente dentro de la casa) y, luego, lo regale. Otra amenaza es percibida en su amigo Dewart a quien sueña persiguiéndole con una pala. Su amistad con él se arruinará debido a su paranoia. Progresivamente estas delusiones paranoides toman mayor importancia en la mente de Curtis, hasta convertirse en el eje central de sus actos; lo que lo lleva a una conducta totalmente disfuncional: efectúa un préstamo enorme para construir su refugio, usa maquinaria pesada ilegalmente y a la par oculta todo esto a Samantha, su esposa (un nuevo gran papel para la ascendente Jessica Chastain). Cabe mencionar, además, el papel protector de Curtis con su hija, quien es sorda.

Una escena notable es aquella de la “explosión” de Curtis en el almuerzo de su comunidad. Si hasta ese momento había estado guardando para sí su paranoia, al fin la deja aflorar y advierte a toda la comunidad sobre la hecatombe por venir. Magnífica, por cierto, la actuación de Shannon en esta escena, con un tono alto, casi furioso. Aunque se debe mencionar que el actor está formidable en todo el metraje.

unnamed (1)

Si hasta este momento he dado una lectura racional a la historia es porque la misma narración nos induce a considerarlo así, no en vano se menciona su visita a los terapeutas y luego al psiquiatra, no en vano se hace una pequeña mención a los síntomas del DSM-IV para la esquizofrenia, y no en vano se hizo referencia al antecedente esta misma enfermedad en la familia de Curtis. El clímax mismo de la película nos hace concluir esto: una tormenta se aproxima, la familia se refugia. Al día siguiente, tras una epifanía, Curtis sale del refugio y observa que casi nada ha pasado, sólo fue una tormenta más, no era el fin del mundo. Curtis está listo ahora para iniciar tratamiento psiquiátrico puesto que ahora sabe que todas esas ideas habían surgido de su mente.

Sin embargo, el final ambiguo de Jeff Nichols cuestiona nuestras conclusiones racionales: frente al mar Curtis ve aproximarse una tormenta colosal, y no hay refugio que los proteja, su esposa ahora también ve acercarse el apocalipsis. ¿Acaso era Curtis un profeta de nuestros días y predijo el fin del mundo?, el final en cierta forma siembra esa duda. Ahora bien, otras lecturas también son posibles sobre este desenlace: La primera, es otro sueño de Curtis, el hecho de que su esposa vea también la tormenta significa que su subconsciente acepta que su esposa ahora conoce sus temores, sabe a qué le teme, sea esto falso o no, y juntos como familia tratarán de encarar esta terrible tormenta que es su enfermedad. Otra lectura, estamos ante una psicosis compartida, una folie à deux, en la que ambos esposos perciben este apocalipsis y empiezan a compartir la paranoia.

unnamed (3)

Ahora bien, “Take Shelter” es también el retrato de la América profunda de nuestros días: vidas apacibles pero bajo el yugo de la recesión, con hipotecas que los estrangulan, seguros médicos que apenas cubren sus necesidades y con la constante amenaza del desempleo y la miseria. O sea, una vida en constante temor, una vida paranoica. ¿Acaso Jeff Nichols no ha hecho más que dibujar una metáfora de nuestros tiempos? Como mencioné, son muchas las lecturas que se pueden hacer de esta película. Les recomiendo además una segunda visión de la misma, se gana mucho.

Jeff Nichols es considerado uno de los directores americanos jóvenes con más proyección, y lo refrenda con esta obra. Espero con ansías disfrutar del resto de sus películas.

Por Marco Macavilca Cruz

Anuncios